Ejercicios para combatir el síndrome del cuidador

cuidador persona dependiente

Ejercicios para combatir el síndrome del cuidador

Cuidar a alguien que presenta algún tipo de vulnerabilidad o dificultad de salud es algo gratificante. No obstante, sabemos que en muchas ocasiones brindar la atención básica a otra persona genera niveles significativos de estrés y de ansiedad debido a la tensión física y emocional que se experimenta.

¿Sabías que estos episodios de estrés se conocen como el síndrome del cuidador?

El síndrome del cuidador es un proceso producido por el estrés que supone cuidar a una persona dependiente. Esta rutina y monotonía, que generalmente ocupa bastante tiempo, agota las reservas físicas y mentales, trayendo como consecuencia un cuadro de agotamiento.

Las actividades físicas nos aportan grandes beneficios y pueden ayudarnos a amenizarlo, ya que no solo permiten la oxigenación de nuestro cerebro, sino que ayudan a liberar endorfinas, que nos brindarán una gratificante sensación de satisfacción.

Para mejorar tu estado anímico, combatir el estrés y aumentar significativamente tu energía podrías intentar practicar los siguientes ejercicios, muy sencillos y realizables dentro de casa, de 3 a 5 veces por semana:

1) Destensar el cuello y la nuca:

Inclina la cabeza hacia delante y hacia atrás, hacia un hombro y hacia otro hombro mientras inspiras y expiras, llenando tus pulmones con tranquilidad. Luego, realiza giros delicados con la cabeza.

2) Calmar la tensión de los hombros:

Sube y baja los hombros suavemente, luego ejecuta movimientos circulares.

3) Aliviar espalda y brazos:

Levanta los brazos por encima de la cabeza, entrelaza las manos y mantén los brazos estirados durante 15 segundos, mientras sigues inspirando por la nariz y expirando el aire por la boca. Luego, extiende los brazos hacia la parte frontal del cuerpo, entrelaza los dedos de las manos y gira las palmas hacia delante.

4) Relajar la columna:

Estírate boca arriba, eleva tu vientre lentamente y sujeta tu peso sobre los codos. Mantén esta posición unos segundos y descansa.

Es importante tener en cuenta que estos ejercicios deben realizarse siempre con cuidado, sin entrañar riesgos ni sentir dolor. Si los practicas correctamente, notarás mejoras muy significativas.

Desde Suanity queremos recordarte que, aunque cuides de una tercera persona, nunca debes olvidarte de tu propia salud y bienestar. Por este motivo, ponemos a tu disposición un equipo profesional interdisciplinar que acompañará y cuidará a tus familiares en su domicilio, para que no tengas que lidiar con el desgaste físico, mental y emocional.

Sorry, the comment form is closed at this time.